SILVESTRO Y DOMINIO – Alto, cada vez más alto

Juan Pablo Silvestro hizo historia en 2018. Sumó laureles por doquier. desde los Juegos Evita hasta el Nº 1 del país en Kumite 63 kgs.

El karateca del “Cele” logró lo que nadie en la historia de la ciudad en base a trabajo, sacrificio y silencio.

Al respecto, el Sensei Raúl Dominio dijo: “A pesar del gran año, desde Mar del Plata, a los  Juegos Evita y el primer nacional, había que hacer podio para poder ser campeón anual. Había que mantener la concentración y así se hizo. No podía desconcentrarse y lo logró”.

Silvestro analizó:  “Fue un año positivo. La presión está siempre. Sio no hacía podio en el último nacional podía perder el Nº 1 y por suerte hice podio y lo gané. Yo trabajo con todo un equipo día a día y el esfuerzo es grande y gracias  a Dios tuvo sus frutos”.

Sobre el momento cuando ganó la final del último nacional en el CENARD, Juan Pablo describió:  “La emoción fue tremenda. No la puedo explicar. El trabajo que hice tiene frutos y sé que a veces no se da y a mí se me dio”.

Dominio estuvo en el CENARD ese día pero en su función de árbitro. Por ende, tuvo que estar lejos y casi no pudo palpitar cada combate.  “Yo lo ví de reojo porque era árbitro y no podía seguirlo. Sólo escuchaba cuando anunciaban las categorías en los parlantes y a través del audio podía darme cuenta que avanzaba. Pero no lo podía ni saludar porque reglamentariamente no se puede. Lo de Juan es porque es un practicante que eligió el camino más duro, eligió la paciencia y por eso triunfó. Llegamos el domingo de Buenos Aires y el lunes ya me lo encontré en el Dojo practicando. Es un ejemplo. El eligió el camino más duro”.

El triunfo de Juan Pablo y el Nº 1 Nacional es el logro más importante del Internacional Shobukai de Trebolense en sus 30 años de vida.  “Sin dudas”, dijo Dominio y agregó: “Tuvimos otras veces rankeados pero nunca un Nº 1 y terminar el año así es inédito. Es la primera vez que se da en 30 años de Escuela. Juan tiene la responsabilidad de representarnos y está rodeado de gente que pronto va a dar que hablar”.

Silvestro añadió: “Espero abrirle la puerta a otros chicos. Ahora estoy yo y en un futuro espero que haya más. Espero que sigan habiendo buenos competidores en el Dojo de Sensei”.