Nuestro Martín Boasso tuvo su gran partido en México

Martín Mariano Boasso volvió a México para jugar un partido amistoso en el marco de un gran festejo programado por el equipo que lo llevó en 1999 al fútbol azteca: El Santos Laguna.

Se trataba de los 33 primeros años del club de Torreón y como en cada una de estas fechas, la entidad organiza eventos con históricos de la institución.

Boasso jugó el sábado 1º el partido denominado “The Pro Experience”, junto a 20 leyendas del equipo de la cerveza Corona, entre los que está su nombre.

El jugador, nacido en Trebolense, tuvo un paso muy recordado por los mexicanos en el equipo de Torreón. Jugó allí en las temporadas 1999 y 2000. Fue una de las figuras y esos dos años le alcanzaron para ser recordado como una leyenda del club.

Fue en un cotejo en el que se enfrentaron las leyendas del Santos Laguna con una selección que se hizo en todo el país entre 10.000 aficionados. El partido tuvo lugar en el nuevo estadio de Torreón, el TSM.

El partido terminó 8 a 1 favorable a las leyendas y Martín marcó un gol.

En diálogo con este medio, Boasso señaló: “Fue revivir viejas épocas con esa camiseta. Y jugar en el TSM fue un lujo. El cariño de la gente fue muy emotivo y el reconocimiento fue mutuo. Hay un amor eterno”.

Al flamante estadio de 24.000 plateas, llegaron 19.000 hinchas de todo el país.

Enorme trayectoria

Boasso pasó gran parte de su vida profesional en México. Jugó en Santos Laguna, Pachuca, Real Zacatecas, Tekos e Irapuato.

Antes, jugó en Rosario Central, Unión de Santa Fe y Gimnasia y Esgrima de Jujuy, en Argentina. Nació futbolísticamente en el Club A. Trebolense de El Trébol, donde trabaja hoy en Inferiores y cuando fue DT en Primera, sacó campeón al equipo (2012) en una remontada increíble y con racha histórica de partidos ganados.

Se retiró como jugador en el FAS de El Salvador en el año 2006.

En la cancha y con su hija

En tierras aztecas, también tiene su hija, Marlene Mariana, que lo esperó ansiosa ansiosa en Torreón para el cotejo. Martín dijo: “Mi hija entró conmigo a la cancha, me pudo ver jugar y estuvo en el palco VIP. Qué más puedo pedir?”.

Sentiste nostalgias?

“Siempre hay nostalgias. Es un país y una ciudad que siempre me recibe bien. Y yo estoy agradecido de eso”.