LA CANTERA A PRIMERA – Ese sueño que tenemos desde pequeños

El básquetbol está de fiesta en Trebolense. Pero cómo? Si no empezó aun el torneo de la ACBOS en Primera!!

No! No pasa por resultados y mucho menos por triunfos, triples, dobles o marcadores a favor.

Pasa por los años de trabajo en la cantera de las formativas, que un día empieza a mostrar sus frutos.

Pasa porque en este año 2017 nuevamente habrá chicos que empezaron en las formativas, cuando eran purretes y que el club les da la oportunidad de jugar en la máxima categoría.

Basta mirar hace algunos años nomás. El básquetbol de Trebolense ni siquiera tenía una Primera División. Pero un día llegó porque debía ser el reflejo para los más chicos. Las formativas debían ser el trampolín para que un día, esos niños fueran grandes jugando en la Primera del “Cele”.

En los últimos años, la historia se vio plasmada y ahora ya es una realidad.

La visión de la institución, de educar, formar, entrenar y alimentar a las ligas mayores con niños locales en todas las disciplinas empieza a verse y nos llena de orgullo.

En esta edición 2017 de la Liga del Oeste, Trebolense contará con Lázaro Tonatto y Lucio Herrera, que desde hace tiempo se codean con los más grandes buscando tener su espacio.

“Es muy lindo lo que vivimos. Es muy importante para nosotros tener esta oportunidad”, señaló Lucio que hace de los 9 años que juega al básquetbol y empezó de la mano de su papá.  Además dijo: “Trabajamos duro en la pretemporada en doble turno, con lo físico y con pelota. Sabemos que hay que hacerlo porque después se rinde en la cancha”.

Lázaro, que con su mamá llegó al club cuando tenía 6 años  manifestó: “Es muy lindo poder tener este compromiso y además compartirlo con nuestros amigos y compañeros. Cuando me convocaron sentí felicidad y ganas de trabajar mucho más para ganar minutos en cancha”.

Finalmente ambos coincidieron: “Para nosotros defender esta camiseta es lo más lindo, es lo mejor que nos podía pasar”.

Más allá de lo que diga el tablero electrónico, el triunfo ya está marcado. Porque Trebolense es una verdadera fábrica de deportes, que años atrás importaba materia prima y ahora su producto final es elaborado casi 100% en casa.

Francisco Díaz de Azevedo
Prensa