Gracias por hacer historia!!!

A lo largo de nuestros 107 años de vida se vivieron cientos de momentos. Se nos viene a la mente lo sucedido en el año 1933, cuando se disputó el primer clásico de la ciudad. Muchos de nosotros no lo vivimos, pero la historia sentenció que Atilio “Puno” Maurino marcó el gol con el cual Trebolense se quedó con el primer clásico y sin lugar a dudas, para los futboleros, fue un hecho histórico.

Mucho más cercano en el tiempo, aunque pasaron casi 40 años, se nos viene a la mente el gol de Osmar Lovatto en el año 1977, cuando también en cancha de nuestro clásico rival, nos permitió quedarnos con el título y dar la vuelva olímpica en rodeo ajeno: un hecho único e irrepetible.

Pero Trebolense, no vive de recuerdos. Trebolense, día a día atraviesa el presente y construye el futuro.

Es que el fútbol mayor de Trebolense batió absolutamente todos los record ante su clásico rival, habiendo estado 21 partidos sin conocer la derrota, cifra que ningún otro equipo de la Liga Departamental logró sostener ante su histórico rival.

Y Trebolense lo logró. Todo comenzó en el año 2008, fue un triunfo, llegó el segundo y así ese año llegó el histórico título de la Liga. Fueron más clásicos sin derrotas y la cifra se acrecentaba. Las estadísticas ya se miraban de reojo y vimos que nuestro propio récord sin derrotas ante nuestro clásico rival era de 16 cotejos y nuestros “muchachos” se plantearon superarse.

Los triunfos siguieron acompañados de más gloria. El campeonato del año 2012 se encaminaba hacia la vereda de enfrente, hasta que llegó el clásico: triunfo y a soñar con el título, el cual terminó en las vitrinas de la punta del Boulevard.

Sin embargo había más. Si de batir récord se trata, los números marcaban que la mayor cantidad de partidos sin derrotas le pertenecía a nuestro clásico rival con 19 cotejos y allá fueron los gladiadores de mil y una batalla: no sólo alcanzaron dicha cifra, sino que en cuestión de meses obtuvieron tres triunfos consecutivos para llevar el récord a 21 partidos.

Hoy, se le pone fin a un momento sublime en la historia de nuestro Club y con sumo orgullo podamos decir que fuimos testigos de un acontecimiento histórico que nadie olvidará en la historia de nuestra ciudad.

Hinchas, simpatizantes y Directivos de la entidad, sólo tienen palabras de agradecimiento para todos aquellos entrenadores, preparadores físicos, ayudantes y miembros de las distintas Sub Comisiones que aportaron su granito de arena para haber quedado en la historia del fútbol local.

En especial para los jugadores: a los históricos que comenzaron a gestar esta hazaña en el 2008, atravesando clásicos con buen fútbol y otros con sumo coraje. A los que vinieron de afuera, pero que cada vez que les tocó enfrentar al clásico rival lo hicieron como si la camiseta celeste y blanca les perteneciera desde siempre y obviamente, a los juveniles, que desde hace una década han comprendido que los clásicos no se pierden.

Es cierto, el fútbol no se detiene, habrá que barajar, dar de nuevo  y fiel a nuestro estilo ir en búsqueda de nuevos objetivos, los cuales no tenemos dudas que siguiendo por este camino nos llevaran a escribir nuevas páginas en la rica historia de nuestro fútbol.

Simplemente, gracias a todos los que hicieron posible que hoy podamos contar que fuimos testigos de algo histórico y si bien el fútbol siempre da revancha, en este caso el tiempo y la grandeza de nuestro Club, se encargaron de poner las cosas en su lugar, disfrutando momentos maravillosos, que no duraron 90 minutos o una tarde, sino que fueron nada más y nada menos que 9 años, 108 meses o 3285 días. Recordarlo como más te guste, pero lo recordarás siempre…