Ese soñador llamado “Juanjo”

Juan José Lombardo  espera su oportunidad.

A los 25 años, el guadameta de Trebolense mira con mucho optimismo la temporada venidera.  Mientras el mal clima y las lluvias juegan con su ilusión y la de sus compañeros, Lombardo entrena y sueña con atajar en cada partido.

A su lado, peleando el puesto está su amigo Fernán Fidalgo, otro gran luchados que viene de las inferiores.

Trebolense se ha transformado en un club “canterano”, como dicen en Europa. Se nutre de sus inferiores, da la oportunidad a los pibes y Lombardo sabe de pelearla en ese sentido.

“Va a ser un muy buen año. Arrancamos de una manera que no sé si esperábamos y lo digo por los resultados, pero  a nivel funcionamiento y viendo a los pibes es muy satisfactorio”, opina con su experiencia de “remar” un puesto por años. Y dice: “Los pibe  demostraron que pueden jugar con 17 años. Los más grandes podemos ayudarlos y tener un gran año juntos”.

“Juanjo” es de Tauro. Nació el 6 de mayo del año 1991. Sus hermanos son Diego y Laureano. Andrea hubiera sido la mayor pero se fue temprano de este mundo. Juanjo la menciona y siempre la recuerda.

Buscando la oportunidad

El “1” espera que el domingo se juegue. Se ilusiona:  “Yo en lo personal hace 7 años que vengo esperando esto. Espero que junto a Fernán podamos darle al club lo que queremos. A eso se suma que los pibes tienen muchas ganas. La pretemporada fue larga pero llevadera por la cantidad de partidos”.

El pibe empezó a jugar en el “Cele” a los 5 años y ama ponerse el buzo y cuidar los tres palos. Se lo siente bien, entusiasmado y seguro. Listo para esta nueva experiencia.  “Los más chicos demostraron mucho compromiso y eso a los grandes nos deja muy tranquilo. Podemos confiar en ellos y eso fortaleció el grupo”.

Francisco Díaz de Azevedo
Prensa