El mejor “refuerzo”

Trebolense comenzó la temporada 2015 con el anhelo de incorporar un zaguero central. En eso anduvo y de hecho lo intentó. Sin embargo, lo que pocos sabían es que desde su cantera, venía “pidiendo cancha” un tal Lucas Rosa.

En el 2014 Lucas terminó las inferiores y rápidamente el nuevo Cuerpo Técnico de Trebolense, de la mano de Eduardo Stehlik y Martín Boasso, apuntaron a él para que formase parte del primer equipo. Así fue como prácticamente no pasó por la divisional Reserva y desde principio de año, forma parte del primer equipo.

Lucas tiene tan sólo 17 años y en la 5° fecha de la primera ronda fue nombrado titular, para que por aquel entonces, formara la zaga central junto a Nicolás Lépore. Hoy, desde hace un par de partidos, con el retorno de Emanuel Campos, el juvenil de Trebolense, da sobradas muestras de un enorme talento, personalidad, presencia que lo proyectan con un enorme futuro.

“El año pasado terminé quinta y la verdad es que no imaginaba de que todo se diera tan rápido. Obviamente, uno siempre tiene la ilusión de jugar, pero sabía que había muy buenos jugadores y que a su vez trajeron un “refuerzo” que era defensor, lo cual me hacía suponer que llegar a jugar en primera no iba a ser tan sencillo”, comienza explicando Lucas, algo temeroso a los micrófonos en su primera entrevista como jugador de primera.

El juvenil defensor de Trebolense, cuenta que de chico, tenía como máximos referentes a Julián Piancatelli y el propio Nicolás Lépore: “Cuando estaba en las inferiores y venía a la cancha, siempre admiraba lo que hacía Julián Piancatelli, era un fenómeno y después me gustaba muchísimo la forma de jugar del “Nico” Lépore, siendo que ahora, que estoy jugando con él, no lo puedo creer”, dice con expresiones entusiastas y de felicidad.

Lucas recuerda el momento en que lo citaron por primera vez para jugar en primera: “Se fueron dando un par de situaciones, donde veía que de a poco podía llegar a tener algún tipo de posibilidades. Hasta que un día Eduardo (por Stehlik) me convocó para la primera y la verdad que no podía creer. Pensé que iba a ser suplente y pero me tocó jugar y fue como cumplir un sueño. No lo podía creer, porque yo hasta el año paso jugaba en las inferiores y de un día para el otro, pase a jugar con jugadores, a los cuales durante años los miré detrás del tejido”, cuenta el “flaco”.

Rosa agarró la titularidad y pareciera que nunca más dejará el puesto de central. De hecho, las condiciones lo avalan y sobre su rendimiento futbolístico, cuenta que: “Se que tengo muchísimo por aprender. Por suerte me tocó debutar y hacer mis primeros partidos al lado de jugadores como el “Nico” Lépore, Dellavia, Pignata, Franco o el “Colo” Campos que son de muchísima experiencia y eso ayuda un montón: transmiten tranquilidad, confianza y sobre todo, son enormes jugadores, que siempre están ahí, para darte una mano”.

Acerca de qué es lo que le pide el Cuerpo Técnico, Lucas, señaló que: “Siempre me recalcan que esté tranquilo y a Eduardo le gusta que salgamos jugando. A veces no se puede y trato de resolver como sea la situación, pero en la medida que podamos, estamos tratando de cumplir con lo que él nos pide”.

A la hora de hablar del rendimiento del equipo, sostiene que: “No tengo dudas que tenemos equipo para pelear lo más arriba posible. Hay jugadores de enorme categoría y más allá de no haber tenido un buen comienzo de año, hoy estamos demostrando que somos un equipo con ganas de obtener cosas importantes”, cerró el “flaco” Rosa, un juvenil de la cantera del Club, que a principio de año, con su humildad y sencillez se sumó silenciosamente al plantel del primera y hoy, terminó siendo el mejor refuerzo…

Foto: Maru Martínez