Las obras no se detienen en Trebolense

“Trebolense no se detiene nunca”, fue la frase que eligió Maximiliano Ferrero en la última entrevista del año 2017. Y tiene mucha razón.

En estas horas, se trabaja intensamente en la parte este del campo de deportes.

Allí se reparan los caminos que Trebolense tiene para conducir a la gente hacia el Gimnasio Edgar Degano, a las piletas, al albergue o a las canchas de fútbol.

En los primeros días de diciembre, se cristalizaron 30 metros de camino de hormigón para unir el “Control” de la pileta con el complejo de natatorios. La antigua senda estaba en mal estado.

La misma suerte corre ahora el camino que une la secretaría de Trebolense y el playón de la Sede Social con el Gimnasio.

“Son casi 100 metros de camino. Era necesario volverlos  a hacer porque los antiguos tenían muchos años y estaban en muy mal estado”, señaló Ferrero que agregó: “En poco tiempo empezaremos a hacer el recambio del sendero que une la Sede con los courts de tenis y la cancha de fútbol”.