La Colonia de Vacaciones “Celestitos” ingresa en su etapa final y una de sus últimas actividades, al igual que todos los años, fue el tradicional campamento, donde en esta oportunidad de los 220 niños que asisten a la misma, 180 fueron los que formaron parte de la aventura de pasar una extensa jornada durmiendo en carpa junto a sus compañeros bajo la supervisión de los profesores.

El campamento comenzó en la tarde del miércoles. Luego, a la noche se programaron diversas actividades junto a padres y familiares, culminando en el mediodía del jueves: “El cansancio no borra la sonrisa. La verdad es que estamos muy contentos y satisfechos con todo lo realizado. El clima nos acompañó y los chicos la han pasado muy bien, que eso es lo más importante”, señaló el Coordinador del campamento, Profesor Cesar Caldo sobre el cierre de la jornada.

Además, Caldo se refirió a la participación y acompañamiento de los padres: “La noche del miércoles, donde se realizó el tradicional fogón, diversos juegos y actividades contamos con un extraordinario acompañamiento y muy buena predisposición por parte de los padres y eso también es muy importante”.

Acerca de cómo se hace para llevar adelante un campamento con 180 niños, Caldo explicó que: “Son más de 16 horas las que compartimos junto a los chicos y la única manera de hacerlo es con mucha planificación y organización y para eso es vital el desempeño de cada uno de los “profes”, los cuales sin lugar a dudas dan lo mejor de sí y el resultado está a la vista de todos. Es una inmensa responsabilidad tener que entretener y sobre todo cuidar a un número tan importante de chicos”.

Por último, Caldo precisó: “La gran recompensa de todo esto es ver la felicidad de los niños. Como siempre decimos, la Colonia se hace cada vez más grande pura y exclusivamente por la participación de los chicos, quienes año a año renuevan sus expectativas y entusiasmo para formar parte de nuestra Colonia”, finalizó.