FUTBOL MAYOR – Triunfo con el alma del “Cele”

Trebolense recibió a Unión de Sastre siendo muy superior en los 90 minutos, y lo ganó sobre la hora.

Fue 3 a 2 en un cotejo con emociones y muchos errores y un final dramático.

En el primer tiempo, el “Cele” pudo liquidar el pleito yéndose a descansar por al menos tres goles.

Pero Rébola, el arquero de Unión Sastre fue la figura ahogándole el grito de gol a Rossa con un cabezazo en en área chica y un mano a mano a Fértoli desbordando por izquierda.

El 1 a 0 llegó a los 30 minutos con tanto del mismísimo Fértoli, que la empujó cuando Casañas había hecho todo por izquierda, incluso batiendo al arquero.

El segundo tiempo

En el complemento, Trebolense arrancó como para liquidar el partido y cuando Juan Ignacio Poncetti lo tuvo lo tocaron en el área pero el árbitro no cobró nada.

Y fue por más Trebolense pero Rébola se lo sacó dos veces a Benedek a los 7 minutos, caundo el “Cele” ya fstejaba el segundo tanto.

Casañas lo tuvo a los 14 pero la pelota se fue lamiendo el palo.

Un minuto después, el árbitro cobró penal a Fértoli por falta en el área. Fue Alexis Everhart el encargado de patera desde los 12 pasos y puso el 1 a 1 en el Centenario cuando la visita no lo merecía.

Alex Suarez ingresó por Poncetti buscando que el “Cele” tenga más peso en el área.

De ahí en más, Unión complicó en algunas oportunidades a Trebolense encontrando algunos huecos.

Pero una gran jugada de Benedek escapando por la punta, puso el centro y ahí estaba el Alex Suarez para poner el 2 a 1 de manera implacable.

Un minuto después, Rébola se lo sacó a Casañas y evitó el 3 a 1 para el local.

El “Cele” pudo ampliar el marcador y terminar el cotejo tranquilo, pero no pudo ser y cuando parecía que el equipo de Boasso se llevaba el triunfo, Aiassa entró por el segundo palo empujó a los 42 minutos el empate para la “U” de Sastre tras una jugada de pelota parada.

A los 50 minutos, en el último suspiro, cuando ya no quedaba nada por hacer, Fabián Benedek puso el 3 a 2 con un zapatazo monumental al ángulo cuando vio que el arquero Rébola estaba un paso adelantado.

Trebolense sacó fuerzas de la nada para ganar y subirse a lo alto de la tabla en la Zona B, porque había que ganar y se ganó.