HISTORIA

La primer acta de fundación del Club Atlético Trebolense data del 24 de Octubre de 1909 confeccionada por el Sr. Alberto Crisci quien procede a su inauguración el 1º de Agosto del mismo año.

El objetivo principal fue armar una asociación de fútbol para competir en la región, pero al pasar los años se fueron agregando cada vez más actividades y deportes.

El primer presidente fue Risso Patron, cuyo mandato duró poco tiempo debido a que tuvo que ausentarse de la ciudad. En ese momento toma el poder el Dr. José “Pepe” Llobet haciéndose cargo de la nueva y latente institución.

Diez días después de su fundación Trebolense juega su primer partido de fútbol contra San Martín de Carlos Pellegrini. Dicho partido se disputó en lo que fue la primer cancha de fútbol del Club ubicada en la manzana que hoy ocupa la Sociedad Italiana. En dicha cancha se realizaron varios encuentros hasta que luego el campo de juego se trasladó al predio donde hoy está la Municipalidad de El Trébol, espacio que Trebolense utilizó por un tiempo muy breve, hasta nuevamente mudar la cancha a los terrenos en donde hoy se ubica la Plaza San Martín. A fines de 1923 y principios de 1924 Trebolense se traslada a su actual emplazamiento donde va a asentarse definitivamente construyendo tres campos de juego hasta quedar el definitivo donde actualmente se juega.

En 1945 Trebolense compra el Salón Cervantes, que pasó a denominarse “Salón Trebolense”. A partir de ese momento llega a su fin la “Etapa Fundacional” que había comenzado un 1º de Agosto de 1909 y que culminaba con el espacio físico necesario y vital para su posterior consolidación y expansión.

Durante cuarentiseis años la actividad central de la Institución pasó por el Salón Trebolense hasta que, a partir de la década del 80, la misma se traslada de manera paulatina al campo de deportes, mas precisamente a la actual Sede Social (que había sido inaugurada el 8 de Diciembre de 1960). Esta situación fué llevando al Salón Trebolense a una etapa de abandono y descuido, circunstancia ésta que motivó su venta al Municipio de El Trébol.

Así fueron pasando momentos inolvidables de este querido Club como la fundación de la Biblioteca Popular “Dr. José Llobet” en 1945, la inauguración del Natatorio con vestuarios anexos el 1º de Enero de 1958, la inauguración de la Cancha Cubierta de Bochas el 12 de Agosto de 1973, la apertura de la Colonia de Vacaciones para Niños en el verano de 1984, la finalización de la construcción del Gimnasio en 1985 que permitió la expansión de la vida social y deportiva de la Institución, y la adquisición de la Cancha de Golf en Abril del 2001. Pasó el tiempo y llegaron los triunfos a nivel internacional, nacional, provincial y zonal, con función competitiva, pero también social y cultural, y con las ganas de seguir creciendo a paso firme en los años venideros.

Hoy Club Atlético Trebolense Mutual, Social y Biblioteca es una gran institución con veintiuna disciplinas deportivas diferentes funcionando, contando con: canchas de Tenis; canchas de Hockey; Gimnasios; campo de Golf; estadio y canchas auxiliares de Fútbol; piletas para Natación; Colonia de Vacaciones para Niños; albergues y vestuarios para más de cientoveinte personas; Guardería para Niños; Restaurante, Bar y Sede Social; zonas parquizadas para recreación y vida social, quincho criollo, departamento médico, cachas de Bochas techadas, parrilleros, arboledas imponentes, estacionamientos en el interior del campo de deportes; y Mutual con los siguientes servicios: ayuda económica Mutualcat, tarjeta de créditos Credicat, turismo Turismocat, merchandasing Trebolese Manía y coseguros en farmacias Trebolense Salud.

Orígenes de los colores

La primer vestimenta completa que vistió Trebolense fue como consecuencia de un préstamo, de alguna de ellas sobrantes, de una institución; que lucía estos colores: camiseta blanca con puños, cuello y bolsillos verdes, pantalón blanco con franjas verdes.

Estos colores se adaptaban muy bien para un Club nacido en El Trébol, haciendo gala de los verdes trebolares que dieron origen al símbolo de un de los tres países de la Gran Bretaña: Irlanda.

Al asumir el presidente José “Pepe” Llobet propuso cambiarlos por los colores celeste y blanco a rayas verticales que hacían referencia a los colores de la bandera de su patria (Uruguay); siendo los mismos que prevalecen hoy en día, una divisa que Trebolense paseó por todos los rincones de su actuación social, cultural y deportiva, dejando siempre, sentado un prestigio jamás desmentido.

El color celeste, que aparecía en el campo de juego, algo desdibujado con respecto a las otras camisetas, como fuera el rojo, o rojo y negro, gradualmente fue reemplazado por un celeste más subido de tono o también por el azul.

Algún fanático, pero con espíritu de ingenuidad, alguna vez se le ocurrió exclamar: “Si será importante este Trebolense, que hasta Dios copió los colores para pintar el cielo”.